Foro lésbico - Lesbianas .TV
24 de Abril de 2014, 10:55:37 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
¿Perdiste tu email de activación?

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Ahora puedes apoyar a la web donando con Bitcoin.
   Inicio   Ayuda Ingresar Registrarse  

Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: ANGOLA: Si pensabas que la cosa estaba chuga en tu país...  (Leído 2140 veces)
tituba
Guerrera
***

Karma: 13
Mensajes: 259


« : 07 de Junio de 2007, 09:04:32 »

Por motivos que no vienen al caso, existe la posibilidad de que me vaya a pasar un añito a Angola... estaba yo por ahí informándome... y estoy flipando con lo que acabo de leer aquí. Está en portugués, idioma oficial del país. La fuente es el periódico más reputado del país, de lo que se deduce que debe reflejar más o menos la idea más generalizada de la gente de allí.

Traduzco sin más comentarios (las negritas las puse yo allá donde más flipaba):


Cita de: "Semanário Angolense"
«Vamos a tener que soportar también esta desvergüenza?»

No se debe permitir que dos pederastas, Bruno y Chano, abran una brecha en dos pilares de la idiosincrasia angolana: sexo y matrimonio son cosa de relaciones heterosexuales

Una insólita unión entre dos homosexuales angolanos abrió el flanco para un inesperado debate del foro de comportamiento del país. Innumerables interrogantes, teniendo por medio recelos legítimos suscitados por estos pederastas, aparecen ahora.

En materia de matrimonio y sexo, ¿estarán los angolanos más liberales y receptivos a prácticas indecorosas y que, a priori, no se inscriben en el patrón cultural africano? En relación al sexo, ¿nuestra ortodoxia ya no consagra exclusivamente las relaciones heterosexuales? En lo que respecta al matrimonio, a pesar de la conocida predisposición africana hacia la poligamia, en oposición a la monogamia, las uniones entre personas de sexos opuestos (NOTA: dice eso el original, pero supongo que es un error y queria decir sexos iguales), hombres o mujeres, ¿ya no son vistas como aberraciones?Al final, Bruno y Chano, los «gays» (entrecomillado en el original) que decidieron unirse el viernes, 6 de mayo, en Luanda, habrían perfectamente pasado desapercibidos. Pero el problema es que están en un país africano que se llama Angola, donde, mientras no se demuestre lo contrario, matrimonio y sexo solamente son concebibles entre un hombre y una mujer.

Bruno y chano, es cierto, no se casaron por lo civil ni por lo religioso, lo que significa que la unión entre ambos no tiene ningún valor legal. Es como si no existiese. Válganos así, entonces. Pero estaríamos siendo demasiado simplistas y reductores si dejásemos este asunto como está. Legalmente, no hay como impedir que estos dos gays retocen uno sobre otro en la misma cama, una alcoba en alguna parte de las  «Bês», antes Barrio Indígena. Sin embargo, no hay ningún fundamentalismo ni prejuicio en llamar la atención para los reflejos perversos y dañinos que conlleva el estar asistiendo, impávidamente, a la proliferación de comportamientos que, ni próxima ni remotamente, tienen algo que ver con la matriz de esta sociedad. Hay que hacer algo, so pena de ver como este fenómeno que, desde nuestro punto de vista, tiene todo de asqueroso, crece y engorda en nuestro jardín como una serpiente, y un dia de éstos acaba por envenenar y comer nuestra sociedad, sobre todo nuestra juventud.

El caso de Bruno y Chano, que en nuestra ya proverbial distracción parece hoy inofensivo, puede más tarde ganar proporciones temibles e sin retorno en el ámbito del comportamiento. Por eso es imperioso que se haga algo.

Hace algo no significa despellejar, matar o meter en la cárcel. Existen mecanismos que, sin ser penales, puesto que no estamos en presencia de un delito criminal, un caso policial, pueden perfectamente ser aplicados para, por lo menos, atenuar el progreso del fenómeno. Los padres deben «vigilar» mejor el comportamiento de sus hijos, por donde van y con quien se relacionan.

Esto significa que todo tiene que empezar en casa. Estamos ante una cuestión de educación y eso comienza, como sabemos, en la cuna. A menos que se trate de  una situación de naturaleza claramente biológica -e incluso para estos caso deberá haber algún antídoto, igual que lo hay contra la impoténcia sexual y la infertilidad-, los padres no deben pura y simplemente fracasar, cruzando los brazos cuando sus hijos empiezan a adquirir hábitos desgraciadamente feos.

Después de los hogares, vienen las escuelas. Los profesores también son llamados a encarar de frente esta «cruzada». Nadie está aquí animando a actitudes discriminatorias, sugiriendo una cuarentena para niños con tendencias gays. Pero no sería aceptable que un profesor de primaria, por ejemplo, como un pastor incapaz de apacentar debidamente a sus ovejas y carneros, permitiese la libre proliferación en sus clases de tendencias y comportamientos que facilmente pueden resultar en desvios de personalidaden en el futuro. E quien habla de profesores, también puede hablar de psicólogos, sociólogos e otros agentes sociales que pueden ejercer un papel psicopedagógico que disuada comportamientos de este tipo entre los jóvenes.

¿Alguien mencionó la policía? Claro que no, puesto que ya hemos visto que el «matrimonio» entre Bruno y Chano no es legal. Pero no seria demasiado pedir que se reprimiesen con la debida «virilidad», ocasionales escenas públicas de menores homosexuales que se besan y acarician descaradamente en la vía pública a la luz del día. Si sirve de algo, vale la pena recordar que este ya fue un país en el que, en el tiempo de la ODP, un celebérrimo cuerpo de milicias, era considerado un atentado a la moral pública que dos personas, incluso adultas, vacunadas, en incluso de sexos opuestos, compartiesen en la vía pública un abrazo más acalorado, aunque fuese a cubierto de la noche.

Si en aquel tiempo, mucha gente de barba recia llevó azotes de la ODP por prácticas que nada tenían de antinatural, ¿haría algún mal al mndo, caerían acaso el Carmen y la Trinidad, si hoy en día agentes de la policía fuesen isntruidos para dar el «correctivo» necesario a niños y niñas del mismo sexo que decidan, publicamente, «perderse en ardores carnales»?

No se trata de represión a una «minoria», pues los homosexuales no son nada de eso. Hay países avanzadísimos y liberales en materia de comportamientos, donde casos de este tipo siguen sin ser aceptados por la mayoría de las personas. En todo caso, entre nosotros hay verdaderas minorías a las que nadie hace el menor caso. Pueblos como los  «khoi sun», por ejemplo, malviven por ahí, sin haber cometido crimen alguno. Es para estos que debe ir nuestro cariño. Y no para personas que, escudadas en ciertos tipos de taras, tienen comportamientos casi delictivos. Al final, ¿no son los individuos homosexuales los que, casi por regla, acaban transformándose en feroces depredadores sexuales de niños pequeños, es decir, pedófilos?

Vamos, por último, al papel de los legisladores públicos, cuya intervención nos parece primordial. Ya es hora de legislar cualquier cosita en relación a muchos aspectos de la vida en sociedad, principalmente de la que tiene que ver con el ocio de la juventud. Hay por ahí, de hecho, muchas brechas por donde se cuelan comportamientos que más tarde terminan por revelarse nocivos para el equilibrio y la salud de los jóvenes angolanos. No existen normas preestablecidas para aspectos tan simples como la edad mínima de acceso a las discotecas, donde el alcohol fluye a litros y es consumido por gente que apenas acaba de dejar los pañales.

Ya se gastó mucha tinta en críticas contra establecimientos de ocio cuyos criteros de selección de público son de tipo racista. Pero no hemos oído nada acerca del hecho de que mucho de estes locales no sólo son alucinantemente permisivos a la entrada de menosres, si no que además tienen «programitas» improprios para niños. Todos, admitamoslo, aspectos que estimulan el sexo desacerbado e, en le límite, pueden contribuir a inculcar en los jóvenes exactamente los «comportamientos desviacionistas» que esamos ahora criticando. Las mismísimas taras que padecen Bruno y Chano, los jóvenes que acaban de «contraer matrimonio».

Seria de buen gusto establecer reglas y criterios adecuados a nuestra realidad en la importación de algunos «enlatados» dirigidos a la población juvenil e que nuestra televisión pública emite ultimamente. ¿Alguien ha intentado contabilizar los estragos resultantes de la conocida serie brasileña «Malhação», que la TPA (TV pública de Angola) emitió a destiempo, contribuyendo en la conducta menos correcta y atípica que hemos observado últimamente con respecto al vestuario de nuestros jóvenes, que sugieren sexo día y noche, incluso estando todavía en edad casta?



Alucina, vecina.

Los comentarios de los lectores, eso es cierto, van CASI todos en contra del artículo; ahora bien, muchos son hechos desde Europa. Vamos que igual me replanteo lo de irme a Angola...


Yo saco una cosa en claro: voy a buscar "Malahção" en YouTube
En línea

Consejos vendo y para mí no tengo
riot
Diosa
*******

Karma: 19
Mensajes: 1801


« Respuesta #1 : 08 de Junio de 2007, 06:44:12 »

te fijaste qué corte político tiene el texto que pegas?
mejor dicho, el periódico más reputado de un país, puede ser el de la extrema derecha....
En línea

Yo no quiero que me aguanten, quiero que me respeten
tituba
Guerrera
***

Karma: 13
Mensajes: 259


« Respuesta #2 : 09 de Junio de 2007, 12:38:54 »

Mmm... varias cosas...

1. Que espero que haya quedado claro que el texto lo pegué porque a mí personalmente me impresionó muchísimo, que no hice comentarios porque me dejó sin palabras. Y ni que decir tiene que ni por lo más remoto comparto esas ideas (Dios me libre).

2. La verdad es que no sé el Angonoticias de qué corte político es. Pero lo aluncinante de ese articulo a mi modo de ver no es el mensaje transmitido (que también) sino los modos. En España sería completamente impensable en un periódico serio, por muy de derechas que fuese, porque ya hay demasiadas opiniones en contra. Es más, en principio sería hasta ilegal, porque se calumnia a los dos protagonistas (y de paso a toda la comunidad gay) tachándolos alegremente de pedófilos por el hecho de ser homosexuales.

3. Lo que sí sé es que el partido que gobierna Angola es socialista, ex-marxista para más señas, y que Angola no se distingue precisamente por su libertad de prensa, así que dudo muchísimo que el primer periódico del país pueda ser de extrema derecha, en lo que a contenidos en general se refiere. No sé...
En línea
riot
Diosa
*******

Karma: 19
Mensajes: 1801


« Respuesta #3 : 09 de Junio de 2007, 05:34:53 »

u.u

ah..ahí tienes tu explicación, más intolerantes hacia loas homosexuales que los marxistas y en general los comunistas, no hay...bueno, el fascismo tal vez.

para la muestra un botón, Cuba....por años llevó presos a los homosexuales y les inventarió en expedientes de "Alta Peligrosidad". Lo mismo, que su diario más reputado y principal, Granma, no se corta para llamar a los estadounidenses Yankis Imperialistas....así que.

ficción pura, nadie sabe lo que es la vida bajo el comunismo, hasta que le toca...
En línea
tituba
Guerrera
***

Karma: 13
Mensajes: 259


« Respuesta #4 : 10 de Junio de 2007, 01:13:06 »

Pues no había caído yo en eso... la verdad es que no estoy enterada en general de las posturas de las diferentes ideologías con respecto a este tema, pero es interesante que sea el punto de unión de extrema derecha e extrema izquierda, en cierta medida, verdad? Es como el estrecho de Bering... jeje.

Bueno, que divago: que eso, yo la noticia la puse con esta cara:  shocked  shocked  shocked después de haberla leído y quedarme fría durante un rato. Sobre todo lo que me sorprendió no fue constatar el hecho en sí de la situación, dado que ya sabía que (según la Wikipedia) Angola es uno de los países en los que ser homosexual es delito y tiene castigo serio, sino que en un periódico se exponga en esos términos, no solo haciendo unos juicios de valor que meten miedo, sino haciéndolo ver como si fuera el problema más grave del país, cuando la realidad es que debe de ser el país del mundo con más problemas actualmente. Y aquí te aburriría con una lista infinita de problemas de Angola (que es que me he informado mucho últimamente sobre este país), pero supongo que no te interesará, y ya me saldría mucho del tema del foro ;)


Un saludo!
En línea
Glee
Flor violeta
**

Karma: 0
Mensajes: 59


« Respuesta #5 : 11 de Junio de 2007, 02:38:51 »

Gracias Tituba por compartir la noticia (¿lo traduciste tu?) la verdad me he quedado de piedra  shocked

Tachare Angola como futuro lugar de vacaciones...
En línea

tituba
Guerrera
***

Karma: 13
Mensajes: 259


« Respuesta #6 : 12 de Junio de 2007, 12:13:00 »

De nada, crisis, de nada...

Sí, la traducción es mía.

Y lo de tacharla como destino turístico, creo que haces bien... si aún fuese este su único problema, aún podrías "armarizarte" un poco durante el viaje, pero es chungo por muchas otras cosas. Yo ya he decidido que no me voy allá; tengo otros destinos posibles y prefiero no jugármela.
En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF | SMF © 2006, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!